Archivo de la etiqueta: museo

“Le nuove” Museo del Carcere

“Patrimonio storico e civile dell’umanità che non va dimenticato.”

Con il desiderio di conoscere anche i più remoti angoli di Torino sono andata a visitare un museo abbastanza particolare: il Museo del carcere “le nuove”. Questo museo secondo quanto recita il suo sito web dedicato propone “la scoperta dei luoghi più nascosti dove uomini comuni soffrirono per la nascita dell’Italia libera e democratica”.

Tra una breve introduzione e immagini di alcuni illustri ospiti che hanno lì trascorso gli ultimi giorni della loro vita inizia il percorso per 4 dei 7 bracci che è possibile visitare (i rimanenti sono stati ristrutturati e adibiti ad uso uffici per il tribunale).  Si comincia la visita con la sezione femminile  dove  la guida racconta tantissimi aneddoti che hanno come protagoniste le suore alle  quali era data in custodia questa zona.

Dopo la visita della sezione tedesca dove sono stati girati  alcuni film, e della sezione che non è stata ristrutturata (la più reale), arriviamo alla chiesa dove, unico esempio in Italia, troviamo delle piccole celle che si affacciano di fronte all’altare, utilizzate dai detenuti in assoluto silenzio per la preghiera in segregazione individuale, che conferiscono alla struttura un aspetto simile a quello di un alveare. Scendiamo dunque nella prima rotonda dove confluiscono 3 dei 7 bracci per entrare nel braccio della morte, dove nell’oscurità  si può  percepire l’emotività ed il dolore interiore dei condannati a morte.

Un’esperienza diversa che mostra un pezzo di storia che non è facile conoscere in altra maniera, resa possibile dall’Associazione incaricata di  recuperare questo complesso “Nessun Uomo è un’isola – ONLUS “, che si fa carico della totalità delle spese della struttura.

L’orario è LUN – SAB ore 15.00 DOM ore 15.00-17:00

 

Anuncios

El neocolonialismo en el museo “Isaac Fernández Blanco” de BA

El museo de arte hispanoamericano es la unión entre la colección privada de Isaac Fernández Blanco y el ex palacio Noel. Hacia la década de los 40 ambas colecciones se unieron con la finalidad de promover la cultura de la herencia hispana. Hay que tener en cuenta que la “era de los Centenarios” (1892-1916) favoreció el interés por la formación de la identidad nacional.

El coleccionismo de Isaac Fernández Blanco comenzó en 1880 al acceder  a la herencia de su padre y por medio de compras y donaciones rescatando lo que las principales familias rechazaban (abanicos, peinetones, documentos, iconografía del período federal, mobiliarios y platerías virreinales). A partir de esta época las familias criollas donan espontáneamente sus antiguas pertenencias apreciendo el valor intrínseco de estos.

En 1922 Fernández Blanco tras haberse mudado con su familia a otro domicilio, vendió el edificio a la Municipalidad de Buenos Aires y donó la totalidad de su colección. Su yerno, Alberto Gowland, continuó su labor.

En 1943, un decreto municipal determinó concentrar las colecciones del Museo Fernández Blanco y el Museo Colonial, eligiéndose el Palacio Noel como única sede por el concepto arquitectónico de su edificio y por su capacidad. A partir de 1947 se denominó Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco, cumpliendo con la cláusula de la donación de Isaac Fernández Blanco que establecía el nombre que debía llevar el museo.

El arquitecto del museo es Martín Noel construido en la década de 1920. Es uno de los impulsores de arquitectura neocolonial estilo al que pertenece.

Esta casa fue construida como vivienda particular, en ella vivía el mismo arquitecto con su hermano y su familia. El habitaba la parte superior de la casa (soltero) y el hermano la parte inferior. En esta época no estaba bien visto vivir solo o en familias modernas como lo entendemos hoy en día.

La casa se desarrolla en torno a un patio o jardín, inspiración española heredada a su vez de los árabes durante su invasión en el país hasta 1492.  Existe un conflicto entre los que defiende el estilo neocolonial y los que lo definen ecléctico (unión de varios estilos)

Esta casa es una ejemplo para debatirlo: el diseño es claramente de inspiración barroca, los jardines españoles, los balcones miradores realizados en madera propios de los conventos del sur de España (o balcones limeños) , el frontis similar a un retablo, los capiteles son de la orden corintia… Además la casa está dividida en dos cuerpos por inspiración francesa. Durante esta época el estilo “californiano, tuvo gran aceptación y por ello esta casa recuerda  a las dependencias de los años veinte.

La familia Noel habitó la casa únicamente hasta 1936. Debido al contexto internacional muchas de las familias adineradas de Argentina no pudieron soportar el monto que exigía el cuidado de estas casas asi que las vendieron a embajadas o al Estado.

Dentro del museo la pintura merece una especial atención. La pintura en América fue utilizada como arma de evangelización, por ello que las obras de los primeros siglos poseen una temática religiosa casi en su totalidad. La Iglesia permitió el desarrollo de talleres pictóricos con el envío de obras evangelizadoras.

Entre todas ellas la obra introducida a continuación es la que más llamo mi atención. Esta obra se denonima “La virgen” y pertenece a la pintura cuzqueña o pintura colonial cuzqueña. Representa una virgen niña en una obra llena de simbolismo. En la fotografía no se aprecia, pero a sus pies hay una rata negra que los estudiosos afirman que es la brujería frente a la que ha ganado la batalla.