Archivo de la etiqueta: marcas

La publicidad y las redes sociales

Leí en Marketing Directo una interesante aportación de Pere Rosales (director de marketing de Profesionalia) sobre las comunidades y las marcas.

Tanto comunidades como redes sociales ya existían pero las nuevas tecnologías lo han potenciado, las personas siempre han estado unidas. Por ello dice Pere Rosales que es la gente la que posee a las comunidades, no las marcas. Lo que pueden hacer es interesar e influir en una comunidad, pero nunca las van a poseer, porque a ningún consumidor le gusta ser poseído por una marca.

Una de las grandes desventajas que tiene la publicidad en las redes sociales es el contexto. Sabe dónde está su target pero no como llegar a él. Los consumidores de redes sociales consideran la publicidad que se introduce en ella intrusiva porque cuando se introducen en estas comunidades su finalidad es comunicarse. Además no se está introduciendo una publicidad contextual si no más bien la que introduce ruido.

Movimiento Fiesta

Movimiento Fiesta

La dificultad que presenta todo esto está consiguiendo que las marcas hagan un esfuerzo de creatividad. La campaña que lanzó Ford en abril con el Fiesta en Usa es un ejemplo.

Ford reclutó a cien jóvenes como prescriptores del producto para que escriban sus crónica al volante en redes sociales como Facebook, Flickr y YouTube. La campaña se denominó “Movimiento Fiesta”. En un mes se subieron más de 1.500 peticiones para convertirse en prescriptores de sus pares.

Este modelo será lanzado en 2010, el Ford Fiesta entra en el segmento de los subcompactos, un segmento despreciado por los fabricantes de ese mercado hasta el estallido de la crisis. Para cuando se lance el vehículo la generación del milenio representará el 28% de la población conductora de EE. UU.

En España también se han desarrollado iniciativas similares. Edesa ha creado una comunidad que se llama Y tú cómo eres y desarrollada por Uncommon. Esta comunidad se caracteriza por disponer de una serie de “servicios de valor” para los usuarios: agenda de ocio, noticias de tendencias… También cuenta con una importante presencia en redes sociales como Facebook y YouTube.

Publicidad entre 1939-1945

Los rojos no usaban sombreroEn tan solo 40 años la sociedad de consumo en España ha evolucionado del funcionalismo al postmodernismo.

La época de consumo entre 1935 y 1945 se caracteriza por la pos-guerra. Se desarrolla la protosociedad donde se adquiere un producto por su utilidad.

La comunicación dio un giro de 180º. Durante la guerra muchas empresas se habían posicionado a favor de uno de los bandos. Pero una vez acabó con la victoria franquista, se enfocaron a mostrarse como buenos seguidores del régimen. Las marcas saludan al régimen y celebran la victoria.

La publicidad y la propaganda ayudó a Hitler a difundir sus mensajes en la Segunda Guerra Mundial. Pero en la posguerra en España, ya se estaba utilizando. La publicidad funcionaba como difusora del ideal patriótico.

Los mensajes participaban en la propaganda triunfal del régimen. Difunden los valores nacionales de patriotismo, unidad, religión, papel de la mujer y del hombre, etc. Poco a poco los prescriptores se adaptan a los valores del régimen, sobre todos las mujeres que no podían aparecer muy descocadas en los anuncios ya que incitaban el “desnudismo” como lo llamaban los franquistas.

Los medios de comunicación estaban al servicio de los intereses del Estado. Fueron malos tiempos para el negocio publicitario, decreció la inversión. Primaban las campañas locales de negocios familiares que las de carácter nacional, sobre todo porque no había posibilidad de gasto ni consumo de masas.

El desarrollo artístico es escaso debido sobre todo al reflejo indirecto de las duras condiciones económicas y sociales.

En este época realmente se pasaba hambre, por lo que si se puede definir como una sociedad basada en las necesidades, la sociedad de producción. Las pocas marcas que se publicitan en el momento muestran el deseo inalcanzable. Era tanta la escasez que incluso el que estaba favorecido por el régimen y tenía posibilidades de comprar no podía, porque no había producto. Esto pasaba mucho con el café.

Si hay un libro que ilustra muy bien el consumo y sociedad de la posguerra es La plaza del Diamante de Mercé Rodoreda. La novela fue publicada en 1962 pero es un clásico de la literatura de posguerra.

La novela de centra en el persondaje de Natalia, la “colometa” (paloma en catalán). Representa a las mujeres que les tocó vivir un periodo duro y cruel. Colometa verá morir a sus seres queridos, pasará hambre y miserias y luchará por sacar adelante a sus hijos.

Uno de los episodios más duros, es cuando una vez ha partido y muerto su marido se plantea asesinar a sus hijos con un bote de lejía porque no puede mantenerlos. De verdad, cuando lees que el egoísta marido ha muerto sientes liberación, como si recobrase la identidad.

Pero lo que me hace considerar este libro como el idóneo, es porque una vez viuda comienza una relación con el dueño de un ultramarino y nos ilustra la forma de consumo en esta época.

Fue una época marcada por la opresión y la necesidad de liberarse.

Las marcas saludan al régimen

Las marcas saludan al régimen