Los adolescentes y Fama ¡a bailar!

Fama ¡a bailar!, este formato televisivo de Cuatro que acaba de terminar la segunda temporada ha causado furor entre los adolescentes. En este Reality 20 aspirantes a bailarines luchan por ganar el programa perfeccionando sus coreografías.
En realidad, lo que más me llamó la atención de este programa es el filón que ha supuesto para las marcas que necesitan llegar al target más joven. Empresas como Mutua, Coca-Cola Zero, Deborah, Nivea o Giorgi Line han patrocinado el programa con la finalidad de fidelizar a su público y crear un vínculo emocional con ellos. Principalmente porque estos bailarines son el grupo de referencia para mucha de la audiencia de este programa. En contradicción, muchos son los que critican que este tipo de programas muestra a una adolescencia poco formada y seguidora incondicional de las modas.

Podeis ver otro ejemplo en el siguiente enlace. Pincha aquí.

Bourdieu dice en líneas generales en su libro La distinción que la sociedad, las clases, se diferencian por la relación con la producción, por la propiedad de ciertos bienes, pero también por el aspecto simbólico del consumo. Me resulta muy interesante como afirma que la estética más legitimada es la burguesa, actualmente podríamos decir el grupo de personas de status alto. En cambio, la estética de las clases populares es menos considerada. Surgió entonces una contradicción, en el programa mencionado Fama una de las disciplinas impartidas son las bases de la danza clásica, que en otro contexto es considerado arte y está legitimado como ello por las altas esferas de la sociedad. Entonces, ¿por qué si se baila en un programa de los mass media no es considerado una suma al capital intelectual de los adolescentes? Simplemente porque ciertos grupos tratan de salvar su posición en la escala social y por ello deslegitiman este tipo de producciones. Es por este tipo de incongruencias, que Bourdieu plantea que “El Arte no existe”, sino producciones legitimadas y aceptadas por los grupos hegemónicos.

Al margen de si un reality de este tipo es beneficioso o perjudicial para los adolescentes, lo que si es verdad es que es muy rentable. Han sabido explotar las últimas semanas de programa a través del marketing móvil al máximo. Al ser un concurso, se tenía que votar para que el menos apoyado fuera expulsado. Este ritual era semanal, pero la última semana ha sido diario, por lo que la suma de mensajes que mandaban los seguidores de los bailarines ha sido masivo. Existe un canal de 24Horas sobre este concurso, al cual también se puede mandar la opinión mediante sms. La sorpresa fue cuando leí que una persona había mandado 102 sms para salvar a su concursante preferido.

Sociologa

Este tipo de producciones audiovisuales saben explotar muy bien a los adolescentes, pero no son los únicos.  La socióloga Alissa Quart en su libro Marcados: la explotación comercial de los adolescentes critica que se considera a los adolescentes el mercado más rentables actualmente. Las marcas saben que deben captar a su público desde que son adolescentes para que se fidelicen al alcanzar la madurez. Además se afirma que los teenegers son el colectivo que menos sufre los cambios de ciclo económicos, ya que los padres prefieren privarse de ciertos consumos para ofrecerles a sus hijos el estilo de vida que reclaman. Solo hay que observar la cantidad de sms que envían, ¿quién paga el gasto del teléfono móvil?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s